10 factores a considerar antes de elegir la fecha ideal para tu boda

Desde el momento que anuncias tu compromiso, la primera pregunta que todos te hacen es: “¿Para cuándo la boda?” Haciéndote sentir como si fuera algo de lo más urgente elegir una fecha lo más pronto posible.

Así que antes de que te sientas abrumada por no saber qué contestar, aquí te compartimos los 10 factores a considerar antes de elegir la fecha ideal para tu boda, que de seguro te serán de gran ayuda para escoger una fecha con mucho más facilidad.

1. La época del año

La temporada en la que elijas casarte tiene mucho más influencia en tu boda de la que crees. Piensa en si quieres tener una boda al interior o al exterior, en la playa o en la ciudad, todo influye para poder elegir la época del año correcta en la que las condiciones y el clima sean ideales para la fecha de tu boda.

Incluso otros factores importantes como las flores y la moda influyen bastante dependiendo en la época del año en la que decidas casarte. Piensa bien en qué estilo quieres para tu boda y qué paleta de colores te gustaría implementar en la decoración, ya que debes recordar que las flores que vayas a tener en tu boda dependen de su temporada. Investiga cuál es la época ideal para tener los elementos ideales que quieres en tu boda y elige una fecha dentro de esa temporada.

2. Considera si hay alguna fecha específica que sea significativa para ti y tu pareja

Muchas veces la pareja elige la fecha alrededor de algún acontecimiento importante en sus vidas: el día que se conocieron, su aniversario de novios o el día en que se dieron su primer beso.

Si éste es el caso, asegúrense de investigar con mínimo un año de anticipación la disponibilidad para esas fechas en los lugares potenciales en los que quisieran celebrar sus bodas.

Foto:  Kate Edwards Weddings

3. Días festivos

Hay pros y contras de casarse al rededor de un día festivo. Por ejemplo, si decides casarte cerca de Navidad, podrás aprovechar que toda la familia se reúne y ya no tendrán que viajar otra vez para poder estar todos reunidos, pero podría ser todo lo contrario y que todos tengan compromisos que cumplir y no podrán asistir a tu boda.

Quizás puedas considerar fechas alrededor de otros días feriados, como el día de Independencia en el que tus seres queridos ya no tendrán que pedir más días extras en el trabajo y aprovechar esos días libres.

4. El presupuesto a invertir

Créanlo o no, es más caro casarse en abril que casarse en noviembre, así que si necesitan ajustarse a un presupuesto consideren casarse en temporada baja de bodas. Algunos venues incluso son más baratos en días que no sean sábado, así que podrías considerar casarte en viernes o domingo. Incluso si tienes una boda más íntima, puedes considerar elegir un día entre semana y hacérselo saber con anticipación a tus invitados para que lo tomen en cuenta, seguro tus familiares y amigos más cercanos entenderán.

Foto:  Laura Goldenberger

5. El lugar y el destino

¿Piensas tener una boda destino? Entonces tendrás que investigar con tiempo las condiciones climáticas del lugar antes de elegir alguna fecha. Por ejemplo, si te casas en el Caribe, tendrás que saber con anticipación cuándo es época de huracanes y la disponibilidad de venues que te ofrezcan una alternativa en interior en caso de que llueva el día de tu boda.

Tendrás que ser un poco flexible en cuanto a la disponibilidad de tus invitados para asistir a tu boda, las bodas destinos suelen ser más pequeñas que las bodas tradicionales, así que si hay gente muy importante que quieras que estén presentes ese día, considera cuáles son sus condiciones para poder viajar en esa fecha.

6. Toma en cuenta la fecha en la quieres ir de luna de miel

Si ya tienes alguna idea de la época en la quisieras irte de luna de miel, entonces lo mejor será elegir una fecha para tu boda que se acomode y vaya de la mano con la fecha de tu viaje.

Si hay un lugar con el que sueñan en ir, entonces investiguen cuál es la mejor fecha para visitarlo y elijan una fecha alrededor de esa temporada.

Foto:  Jonnie And Garret

7. Considera las bodas cercanas de tus seres queridos

Un factor que puede tener importancia y que muchas veces olvidamos que también hay que considerarse. Cuando estamos en la edad en la que todos nuestros amigos cercanos empiezan a comprometerse, es muy común que al menos una vez cada dos meses vayamos a alguna boda nueva. Así que si algunos de tus amigos o familiares están comprometidos, no estará de más preguntar si ya saben al rededor de qué fecha piensan casarse, y así no arriesgarse a elegir el mismo día o una fecha muy cercana que pueda afectar a las dos partes.

8. La disponibilidad del venue

Ya que pensaron un poco acerca del tipo de boda que quieren tener y de la temporada en la que quisieran casarse, entonces es tiempo de buscar los lugares potenciales que más te gustan.

Si hay algún lugar en específico con el que siempre has soñado en casarte, entonces necesitar checar la disponibilidad con bastante anticipación. Los venues para bodas comunes suelen agendar bodas con 12 a 18 meses de anterioridad, pero si tienes pensado en casarte en venue menos convencional entonces quizás pueda haber más flexibilidad, pero igual tendrás que investigar las condiciones y la disponibilidad para poder casarte ahí con tiempo.

Foto:  Amanda Alessi

9. La disponibilidad de tus proveedores

Ya que tengas un rango de fechas potenciales, tendrás que ponerte a investigar para saber la disponibilidad que tendrán en esas fechas.

Sobre todo es muy importante considerar la disponibilidad de tu fotógrafo y videógrafo, ya que si sueñas con tener un fotógrafo que normalmente es muy cotizado, tendrás que apartar la fecha con al menos un año de anticipación.

10. Tu agenda de trabajo

Un factor de lo más importante y que depende totalmente para elegir la fecha ideal. Ya sea que trabajes por cuenta propia o en una compañía, considera cuál tu disponibilidad de horario durante la semana para poder invertir en la planeación de tu boda y cuanto tiempo de llevará organizarla. Después toma en cuenta cuántos días podrás tener libres alrededor de la fecha tu boda para finalizar preparativos y para irte de luna de miel. Es mejor elegír días en los que tu trabajo sea más calmado y en el que los ingresos sean menores, para así no sacrificar tus ganancias y tu éxito profesional.

Foto:  Phil Chester

¿Ahora ya tienes un poco más claro el panorama? Esperamos estos tips te hayan servido y que el proceso de empezar a planear tu boda ahora sea mucho más fácil.